¿Por qué el precio de los boletos de avión cambia tanto?

Por Redacción 22 Ago, 2018 Aeropuertos

El costo de los boletos/billetos aéreos en ocasiones se parece más a los precios de las acciones de la bolsa de valores que al de un ticket de cualquier otro medio de transporte. Y es verdad, a veces los precios cambian en un abrir y cerrar de ojos sin que nos demos cuenta.

Por ejemplo, un boleto de Nueva York a París en clase económica en temporada baja es de unos $750 USD viaje redondo. Sin embargo, este mismo vuelo, pero programado para inicios del verano, puede costar más de $1,200 USD.

Esa volatizad en los precios, lo contrario a lo que muchos pensarían, no solo es capricho de las compañías aéreas para conseguir dinero. Verdaderamente tiene su razón de ser.

Pero ¿Por qué los boletos aéreos cuestas lo que cuestan? En este artículo explicaremos los secretos y la ciencia detrás de las tarifas aéreas.

Iniciemos.

¿Cómo está compuesta una tarifa?

Cada uno de los precios está compuesto por las siguientes tres variables: los costos operativos (sueldos, el precio del avión, etc), tasas e impuestos (ver ¿Qué son los impuestos y tasas en las tarifas aéreas?) y la utilidad de la aerolínea.

Los costos operativos y los impuestos, suelen ser lo más costoso de un boleto. En la mayoría de los casos, van entre el 65% al 90%del precio total de los boletos, y se mantienen constantes a través del tiempo.

Mientras tanto, la parte de la utilidad es la más variable en los precios de los billetes (a corto plazo). En cierto modo es la que causa que el precio se vaya a las nubes en cualquier momento.

La mejor forma de entender los cambios en los precios de los vuelos es con un ejemplo práctico.

Como muestra, utilizaremos un vuelo común:

Aerolínea: Delta Air Lines

Número del vuelo: DL 458

Ruta: Nueva York (JFK) – Los Ángeles (LAX)

Frecuencia: De lunes a domingo.

Clase: económica

Precio: $240 USD – $480 USD (dependiendo la fecha)

Costo base (gastos de operación e impuestos)

Los gastos de operación de un avión son sumamente elevados. Es algo que todo mundo lo sabe. Pero ¿Qué es lo que te cobran?

Desde costos directos como lo son el combustible, sueldos (tripulación y personal en tierra), tasas aeroportuarias, impuestos, seguros, mantenimiento y el precio mismo del avión; hasta gastos no tan obvios como lo son los costos operativos indirectos (personal de oficina, publicidad, etc) y pasivos de la compañía (deuda).

Costo variable (utilidades)

Los precios en la industria aérea giran en torno a la competencia y al beneficio máximo en las utilidades. Este modelo que también ha sido adoptado por la industria hotelera y en algunas líneas comerciales de trenes, garantiza la mayor cantidad de ventas durante todo el año.

Por ejemplo:

Un vuelo con poca oferta y una demanda constante, como puede ser un Nueva York- Dublin que solo es operado por American Airlines, tiene un precio aproximado de $650 USD viaje redondo. Es decir: 80% gastos fijos ($520 USD) y 20% de utilidad ($130).

En nuestro vuelo de referencia de Los Ángeles a nueva York: el vuelo 458, al haber una gran ofertas de aerolíneas para esta ruta, lo común es que las tarifas sean más o menos parecidas, incluso cuando los costos operativos de una a otra aerolínea sean totalmente distintos.

Para poder competir, el porcentaje de utilidades por boleto es más bajo, sin embargo, las pérdidas totales también se reducen ya que se venden muchos boletos.

La construcción de los precios

Ya que entendemos cómo se componen los precios de los vuelos, es momento de entender cómo inician los precios y cómo van variando de acuerdo a diferentes variables.

Tarifa de referencia

La primera de todas.

Para mantener un valor base, se utiliza algo que se llama tarifa de referencia, que es un precio que mantiene una proporción aproximada de 90% gastos y 10% de utilidades (aunque varía de acuerdo a la aerolínea).

Esta tarifa es la que se marca cuando salen a la venta los pasajes (entre 3 a 6 meses antes del vuelo). Y empieza a moverse luego de que se hayan vendido entre 10 a 20 boletos por clase (dependiendo de la compañía y la ruta).

Después de que se hayan vendido todos los boletos en tarifa de referencia, empiezan los cambios bruscos de precios. Por esa misma razón no es muy recomendable comprar pasajes con mucha antelación, ya que los precios pueden bajar.

En cuanto a nuestro vuelo, el valor de referencia inicial es de $374 USD.

Variable de la demanda

Para aumentar el beneficio y la venta de boletos, las compañías van reajustando el valor de la tarifa de referencia.

Los algoritmos del reajuste son bastante complejos, incluso en algunos casos se pueden considerar como secretos industriales, sin embargo, todos siguen el mismo principio:

  • Si la venta es constante con tendencia creciente, los precios suben.
  • Si la venta es mínima y se acerca la fecha del vuelo con una disponibilidad alta, los precios bajan.

Es por eso que muchas veces cuando se acerca la fecha del vuelo (una o dos semanas antes), los precios suben o bajan radicalmente. Es decir, si hay poca demanda, tienen que llenar los aviones de alguna forma, por lo que sacan las famosas “ofertas de última hora”. En caso contrario, cuando hay muchísimos compradores, los precios se incrementan para aumentar la utilidad.

Para nuestro vuelo, en épocas de alta demanda, en este caso en la semana de “Acción de Gracias”, el precio sube un 40% en relación a la tarifa de referencia. Y en época de baja demanda ─es decir─ las semanas después del fin de las vacaciones, el precio baja 35% en relación a la tarifa de referencia.

Intermediarios

Otro factor que no mucha gente pone atención, pero marca mucho la diferencia en el precio final es el lugar donde hayas hecho la reservación.

Antes del boom del internet, la única forma de comprar boletos de avión era directamente con la compañía aérea o con un agente de viajes.  Sin embargo, en estos años, la forma predilecta de comprar tus billetes es a través de los buscadores de vuelos.

Ya que las opciones y la competencia son tan altas, estas páginas buscan ofrecer el precio más bajo posible. Para lograrlo, en algunos casos consiguen ofertas de mayoristas, mientras que en otros reajustan su comisión. Al final, la reducción de los costos variará de cada compañía y sus algoritmos.

Por cierto, tenemos una guía completa para conseguir boletos de avión baratos. Échale un vistazo.

Buscando en distintas páginas nuestro vuelo, descubrimos que el precio cambia entre la página web de Delta, Google Flights y el buscador de Expedia.

Hay que aclarar que, aunque en teoría el boleto más caro de todos lo arroja la página de la aerolínea, en realidad el precio de los buscadores externos no incluye la comisión del vendedor ni otras tarifas de venta. Así que en este caso en particular, te ahorrarías unos $15 USD si compras el pasaje directamente con Delta.

Otros factores

Si bien, ya explicamos los causantes más comunes de las fluctuaciones en los precios, hay otra serie de variables que pueden interferir en la tarifa.

Por ejemplo:

  • En países con cierta inestabilidad monetaria, las tarifas se reajustan con la inflación.
  • Al momento de hacer una reservación, se hace el cargo máximo disponible en los precios del combustible. Estos se rigen bajo un precio de referencia internacional.
  • En EE.UU. como en algunos otros países del mundo, existe un concepto llamado “tarifas justas”, que básicamente trata de un cambio en los precios para evitar el acaparamiento artificial de las aerolíneas.
Puede Interesarte