5 pueblos con un solo habitante

Por Redacción 5 Jul, 2017 ¿A donde ir?

Los “pueblos fantasmas” son un excelente ejemplo de cómo la población de un lugar puede cambiar repentinamente. Algunos de ellos pasaron de ser prosperas localidades llenas de personas, a simples construcciones abandonadas consumidas por la madre naturaleza.

A pesar de la sensación post-apocalíptica e inerte que dan estos sitios, es posible que alguno de estos pueblos aparentemente perdidos en la mitad de la nada todavía tengan rastros de vida, incluso valga la pena visitarlos algún día.

El día de hoy les traemos una lista de 5 pueblos/ciudades que tienen un solo habitante.

1 Lost Springs, Wyoming

Lost Springs fue uno de esos pueblos creados a finales del siglo XIX mientras se construía el ferrocarril en Estados Unidos.

Originalmente sirvió como un lugar de paso para los trabajadores que buscaban un sitio para comer y dormir, pero luego de algunos años también se convirtió en un punto donde se fabricaban los repuestos de los trenes.

Tuvo su auge en las primeras décadas del siglo XX gracias a las minas de carbón cercanas. Lost Springs llegó a tener hasta mil pobladores en sus mejores tiempos, incluso se le llegó a considerar como una ciudad prospera.

A consecuencia de la gran depresión y el cierre de las minas, el pueblo quedó deshabitado prácticamente de un momento a otro. Para la década de los 60s quedaban menos de 10 pobladores y para mediados de los 70s quedaban 6.

En el último censo nacional solo se contabilizó un único poblador, aunque algunos aseguran que viven todavía al menos 4 personas.

 

2 Villa Epecuen, Argentina

A inicios del siglo XX, se construyó un pueblo con fines turísticos llamado Villa Epecuen a las orillas de la laguna homonioma, localizada al sur de la provincia de Buenos Aires.

Conocido habitualmente como el “mar muerto de sudamérica” por la alta salinidad de sus aguas, el lago fue un destino popular entre los habitantes de la capital argentina que querían pasar un fin semana de descanso en la naturaleza.

Para mediados de la década de los 70s, se contabilizaban en Villa Epecuen cerca de 6,000 mil pobladores y varias decenas de negocios prósperos relacionados con el turismo (comercios, restaurantes, posadas, hoteles, etc).

Ya para 1980, las lluvias llegaron y las inundaciones se volvieron una preocupación latente. En 1985 la presa se rompió e inundo prácticamente toda la ciudad. Como secuelas de la misma rotura, en 1993 la ciudad quedó completamente bajo el agua.

Hoy en día las aguas han bajado y se puede ver rastros de gran parte de los edificios de la ciudad. En el 2010 se contabilizaba un poblador.

 

3 Tomioka, Japón

A consecuencia del devastador terremoto y posterior tsunami del 2011 en Japón, la central nuclear de Fukushima quedó destruida, causando que miles de personas evacuaran las poblaciones cercanas para nunca más regresar. Pero, hay una persona que se rehusó en desalojar la “zona prohibida” y vive ahí desde entonces.

Su nombre es Naoto Matsumura, tiene 55 años de edad y es la única persona que todavía vive en la ciudad de Tomioka. Según datos de The Daily Mail, Naoto no cuenta con agua ni servició eléctrico, sin embargo, ha sabido adaptarse bien en las circunstancias.

Esta ciudad donde vivían más de 15 mil personas antes del desastre, ahora está llena de animales silvestres y un fuerte olor a humedad. A pesar de estar tan aislado de la civilización, Matsumura se siente satisfecho y no tiene planes de abandonar su casa en un futuro lejano.

“Siento que es mi deber estar aquí y no se me viene a la mente irme” –Comenta.

 

4 Cass, Nueva Zelanda

La localidad de Cass está localizada en el distrito rural de Selwyn, al sur de Nueva Zelanda. Aunque en la zona lo único que hay de primera vista es una carretera y las vías del tren, en realidad, también hay una pintoresca cabaña donde vive el único poblador de toda el área.

Esta persona es Barrie Drummond, un hombre de 64 años que lleva trabajando cerca de 40 años para el ferrocarril de Nueva Zelanda. Desde la década de los 80s, Drummond se convirtió en el encargado de las vías del norte de Selwyn; y al no haber alguna población cercana, la compañía le construyó una cabaña al lado de las vías. Lugar en el que vive desde entonces.

De momento, Barrie explica que se siente feliz de vivir ahí y que realmente no le importa tanto la soledad ya que pasan diario decenas de trabajadores por ahí.

 

5 Monowi, Nebraska

Este pequeño distrito localizado en las “grandes planicies” en el medio oeste de los Estados Unidos, es considerado también como el distrito menos habitado de todo el país con solo un habitante (una densidad de 0.7 hab/ km2).

En el sitio encontrarás un restaurante, una biblioteca y un pequeño museo atendido por Elsie Eiler, la única habitante.

Monowi pasó de tener más de un centenar de pobladores en la década de 1940 a solo 10 en 1980. En parte esta reducción se debió a la migración de los más jóvenes a las grandes ciudades en búsqueda de mejores oportunidades.

Muchos pensarían que este pequeño pueblo en el medio de la nada pasa desapercibido, pero en realidad es una parada obligatoria para todos los viajeros que cruzan por la ruta 90 en Nebraska.

 

Puede Interesarte