El proceso de planificación de una boda es muy largo y complejo. Tienes que escoger un lugar para la ceremonia, la novia se prueba decenas de vestidos antes de seleccionar el definitivo, debes de crear una enorme lista de invitados e incluso, seleccionar el pastel puede ser algo abrumador.

Sin duda todas las parejas buscan hacer la boda perfecta, sin embargo muy pocas de verdad planean lo que le sigue a ese “día tan especial” para ellos. Es decir: la luna de miel.

Tradicionalmente las agencias de viajes se han dedicado a crear paquetes para la “Noche de Bodas”, donde todo ya está incluido (avión, hotel, comida, etc). Aunque son prácticos y en ocasiones sí están muy bien diseñados, también hay que aclarar que suelen ser bastante costosos.

Si te vas a casar a un futuro (primero que nada ¡Felicidades!) y todavía no sabes donde será la luna de miel pero buscas gastar lo menos posible sin renunciar a la comodidad, una buena idea es planear el viaje por ti mismo/a. Pero ¿cómo hacerlo?

En esta ocasión, les traemos un artículo con algunos consejos que les permitirán planear la luna de miel como lo hacen los profesionales. Así que iniciemos.

Lo Principal

1Planificar bien desde el inicio

Un error común es que se deje hasta lo último el viaje de luna de miel. Si bien, es verdad que no tiene mucho que ver con la boda en sí, es importante tener una buena planificación desde el comienzo ya que van a invertir una buena cantidad de dinero para este viaje.

La planificación dependerá totalmente del tipo de “luna de miel” que quieran. Es decir, algunos prefieren ir a la playa a un Resort “todo incluido” mientras tanto, otros desean hacen un viaje con mochila al hombro.

Por cierto, irónicamente entre más “improvisado” quieren que sea la luna de miel, más planificación necesitará.como-planear-un-viaje-guia-de-viajes

2La planificación es una responsabilidad compartida

A menudo la responsabilidad de la fiesta de la boda corre a cargo de la novia y la luna de miel la escoge el novio. Aunque puede que funcione esta dinámica en muchas parejas, siempre lo mejor será que ambos tengan poder de decisión y responsabilidad en el viaje de bodas.

Téngalo en cuenta. Si les llega a costar trabajo organizar el viaje, no duden en ir con un agente de viajes. Sí, es más caro que planearlo nosotros mismo, pero él o ella es un profesional que sabe lo que hace.

Hora de organizar

3¿Cuánto dinero estás dispuesto a pagar?

Tener un presupuesto aproximado desde el inicio es sumamente importante.

Es probable que en la luna de miel puedas darte el lujo de gastar “un poco más” de lo que tenías contemplado en un comienzo, pero antes de llegar a este punto debes tener ya un presupuesto estimado. Es decir, no cuesta lo mismo un viaje a la playa local que uno a París, por ejemplo.

Para tener una idea más exacta del presupuesto, háganse preguntas del tipo ¿Cuánto dinero tengo? ¿Cuánto dinero estoy dispuesto a gastar? ¿Cuánto puedo gastar de más?, etc.cosas que hay que llevar en el equipaje de mano

4¿Qué es lo que buscan?

Lo primero que debes tener en mente antes elegir el destino o la fecha del viaje, es una idea muy clara clara sobre el tipo de viaje que deseas.

¿Quieres hacer un viaje ‘todo incluido’ un destino tropical? ¿O quieres ir a una ciudad a la que ambos les gustaría visitar? ¿Tranquilidad o una experiencia inolvidable?, ¿Museos o vida nocturna?, etc.

Es aconsejable que como pareja seleccionen bien sus objetivos. Así disfrutarán la luna de miel mucho más.

5Escojan bien la fecha

Ya que se necesita mucho tiempo, esfuerzo y dinero para hacer una boda, muchas parejas deciden mover la fecha del viaje algunas cuántas semanas después de la ceremonia.

Actualmente la mayoría de los organizadores recomiendan recorrer la luna de miel el tiempo suficiente hasta que la pareja ya no tenga el estrés añadido de la boda, y puedan de verdad disfrutarla.

Otra de las ventajas de seleccionar bien la fecha es que se puede ahorrar bastante.

Por ejemplo: se casan en verano (época de temporada alta) pero al final deciden que el viaje de luna de miel será en otoño para no gastar tanto. Al final, el viaje les sale por una fracción de lo que les hubiera costado en época de mucha afluencia turística.

Una opción que también se ha puesto muy de moda es la “mini luna de miel”. Es decir, después de la boda se van de viaje un par de días a un lugar cercano y ya cuando tengan vacaciones van al lugar que originalmente tenían contemplado ir.

6Hagan una lista de opciones

En este punto ya tienen un presupuesto estimado, las fechas y una idea en general de lo que quieren hacer. Ahora sólo queda crear una lista de opciones.

En esa lista estarán los destinos, el tipo de viaje y la duración aproximada de la luna de miel. Por cierto, es recomendable tener únicamente dos o tres opciones de viaje; será mucho más fácil de coger.

Concretando

7Pagar boletos de avión y las reservas del hotel

Si al final decidieron no contratar algún paquete prefabricado de cualquier agencia de viajes (lo más fácil pero también lo más caro), entonces tienes que pagar todo por separado.

Si quieres conseguir boletos de avión y hospedaje a muy buen precio, no olvides visitar los siguientes artículos:

 

8El itinerario de los primeros días

No solamente es el hospedaje o los boletos de avión, sino también son reservas en restaurantes, excursiones, spas y demás actividades qué puedes hacer durante un viaje.

Ya que es un viaje tan especial para ustedes, no subestimen planificar algo que sea inolvidable y al mismo tiempo disfrutable.article-2254277-16AD1C10000005DC-468_634x575

9Avisen que es un viaje de bodas

Aunque no lo parezca, los hoteles y las aerolíneas suelen dar “detalles especiales” a los recién casados.

Por ejemplo, si le mencionas a los sobrecargos que estás de luna de miel, en el avión puede que te den una copa de champán o algo del estilo. Con los hoteles pasa más o menos lo mismo.

Por último

10No tengas expectativas altas y solo dedícate a disfrutar el momento

Como hemos dicho en varios artículos en este blog, un buen hábito que todo viajero debe de tener es mantener las expectativas al mínimo y dejarse simplemente sorprender por el sitio.

Cuando tienes expectativas muy alta y terminas sobreplaneando el viaje, es posible que acabes estresándote. Por esa misma razón, muchas personas dicen luego de regresar de viaje: “Necesito unas vacaciones de mis vacaciones”.

Recuerda. Viajar es para relajarte y dejar de lado todas las presiones cotidianas, no para que sean 100% perfectas en todo momento

.

Loading Facebook Comments ...

No hay comentarios